Seleccionar página

¿Has pensado alguna vez en la cantidad de horas al día que pasas sentado? En el coche, en el autobús, en el trabajo, durante las comidas… Si echas cuentas seguro que descubres que es un tiempo superior al que habías imaginado. Está demostrado que el sitting, permanecer sentado más de seis horas al día, es el causante de numerosos problemas de salud. Por suerte, hay varias alternativas para hacerle frente de manera afectiva.

¿Cómo afecta el la vida sedentaria a tu estado de salud?

Según un estudio realizado por el Consejo General de Farmacéuticos, estamos sentados entorno a unas 8 horas de nuestra jornada diaria, aunque es sólo una cifra aproximada. En realidad, si cuentas el tiempo que pasas viajando en medios de transporte, el que le dedicas a ver la tele o el que estás frente a la pantalla del ordenador, este número de horas se incrementa.

El problema de esta inactividad es que va mermando lentamente tu salud y sin que apenas lo notes. Pero un día empiezan las dolencias y te das cuenta de que el cuerpo ya no responde como antes. Eres víctima del sitting, una epidemia de las sociedades modernas. Las principales consecuencias de pasar demasiado tiempo sentado son:

  • Enfermedades cardiovasculares: el sedentarismo obliga al corazón a trabajar a otro ritmo, eleva los niveles de colesterol y puede ser el causante de un infarto.

  • Problemas de circulación: estar sentado hace que se acumulen líquidos en piernas y tobillos que dificultan la circulación pudiendo producir trombosis venosa profunda.

  • Enfermedades gastrointestinales: el estreñimiento, la diverticulitis o los problemas de colón también son consecuencia de la falta de movimiento.

  • Aumento de los niveles de insulina: la insulina no actúa de la manera adecuada cuando pasas muchas horas sentado. ¿Consecuencias? Problemas de obesidad, triglicéridos y diabetes.

  • Deficiencias de concentración: un cuerpo en movimiento es un cuerpo que piensa mejor. Cuando los músculos están en activo se bombea más sangre y oxígeno y se acelera la función cerebral.

Sistemas de gimnasia pasiva para contrarrestar los riesgos del sedentarismo

La primera recomendación que te dará el especialista es que abandones tus hábitos de vida sedentaria y te pongas en movimientos cuanto antes. Es la manera más efectiva de recuperar el tono muscular, garantizar una buena circulación, tener a raya los niveles de colesterol y triglicéridos y, en definitiva, disfrutar de todos los beneficios de una vida sana.

Con todo, hay algo más que puedes hacer por tu cuerpo incluso en esas horas que pasas sentado. Gracias a los sistemas de gimnasia pasiva como Happylegs tienes la posibilidad de mover las piernas mientras trabajas, mientras ves la televisión o mientras consultas algo en el ordenador.

Es un ejercitador compacto que funciona de manera automática reproduciendo los mismos movimientos que harías al caminar. Una alternativa estupenda para reactivar la circulación sanguínea, reducir la inflamación en piernas y tobillos y fortalecer la musculatura incluso durante esas horas que permaneces sentado.

Ponte en marcha. El trabajo y las obligaciones diarias no son una excusa. También tienes un compromiso con tu cuerpo: el de cuidarlo bien para disfrutar de una vida saludable.

Comparte!