Seleccionar página

Sus características y beneficios

En Happylegs somos especialistas en salud y que la tuya sea la mejor posible, es algo que nos preocupa. Por ello queremos aprovechar nuestro blog también para hablar de hábitos saludables en vuestro día a día que os ayudarán a estar más sanos, fuertes y por lo tanto felices.

A día de hoy, el estilo de vida se ha convertido en un aspecto fundamental para la prevención y tratamiento de patologías crónicas relacionadas con riesgo cardiovascular, como la diabetes y el síndrome metabólico. Una buena alimentación puede reducir el riesgo de enfermedades crónicas y, en especial, está ganando peso la relación entre una buena dieta con una mejor salud cardiovascular en el mundo científico.

Una buena prueba de ello es que la UNESCO inscribió la Dieta Mediterránea como uno de los elementos de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Es por ello y por todos los beneficios que aglutina, los motivos por los que hoy os vamos a hablar de esta alimentación tan saludable que nos proporcionan nuestras tierras.  

¿Qué es?

Pero en qué consiste exactamente la dieta mediterránea.  En términos de alimentación, esta dieta se centra en los ingredientes provenientes de la agricultura local de los países con clima mediterráneo, principalmente de España e Italia.

Entre sus principales ingredientes destacan las verduras, las legumbres, la fruta, el pescado, las carnes blancas, la pasta, el arroz y los frutos secos.  Más concretamente consiste en la reducción del consumo de carnes hidratos de carbono a favor de más alimentos vegetales y grasas monoinsaturadas.

Otro de los productos especialmente recomendado es el aceite de oliva, el cual posee ácido oleico y grasas de origen vegetal que ayudan a disminuir el riesgo de padecer obstrucciones las arterias y tiene un alto contenido en carotenos y vitamina E.  Además, también está recomendado del consumo de vino con moderación.

Es también un estilo de vida equilibrado constituido por recetas, modos de cocinar, productos típicos, costumbres… De esta forma, es una alimentación saludable perfectamente compatible con el placer de degustar sabrosos platos.

En investigaciones como la del Doctor Ancel Keys en el “Estudio de los siete países”, se observan las características comunes de la dieta de los países mediterráneos:

  • Es baja en grasas saturadas.
  • Por el contrario, alto aporte en grasas monoinsaturadas.
  • Está equilibrada en ácidos grasos esenciales (poliinsaturados, omega 6 y omega 3).
  • Bajo aporte en proteína animal.
  • Rica en antioxidantes.
  • Rica en  fibra.
  • Rica en hidratos de carbono complejos.

Beneficios:

Cabe destacar que es considerada uno de los modelos dietarios con mayor evidencia científica en lo referido a sus beneficios para la salud de las personas. Ha llegado incluso a ser objeto de estudio por su eficacia en cuanto a prevención y tratamiento de diversas patologías asociadas a inflamación crónica, como síndrome metabólico, diabetes, enfermedad cardiovascular, enfermedades neurodegenerativas y cáncer.

También sus beneficios se relacionan con mejoras en los niveles de colesterol, en la capacidad antioxidante, en la presión arterial, en el sistema inmunitario, en la coagulación sanguínea e incluso el sistema hepático y cardiovascular.

Existen evidencias científicas de que aquellas personas que combinan este modelo dietario con ejercicio físico, un sueño eficaz y una buena actividad social, consiguen prevenir o retrasar la aparición de enfermedades.

Las más representativas:

  • Obesidad. La dieta mediterránea supone disminuir el riesgo a padecer sobrepeso entre los niños, un problema que crece cada vez más en España precisamente por el abandono de este tipo de dieta. El tipo de grasas que predomina en esta alimentación ayuda a controlar el peso.
  • Deterioro cognitivo, y demencias como el alzhéimer. Esta dieta, especialmente los frutos secos, que tienen ácidos grasos poliinsaturados del tipo omega 3 y el pescado azul que también presenta muchas vitaminas y minerales, favorece la función cognitiva y la memoria.
  • Diabetes gestacional. Nuestra dieta es rica en frutas, verduras y productos de temporada, productos buenos para reducir la diabetes. Además, el consumo de aceite de oliva virgen extra y pistachos se ha relacionado con la disminución del riesgo de sufrir esta complicación durante el embarazo.
  • Cáncer de estómago. Los tumores de estómago están asociados a factores ambientales como la dieta, así la mediterránea, actúa en detrimento de estos.
  • Osteoporosis. La dieta mediterránea cuenta con un gran aporte de calcio, por lo que esta, entre otras razones, reducen el riesgo de sufrir fracturas.
  • Reflujo laringofaríngeo. Los alimentos característicos de la dieta mediterránea ayudan a aliviar el reflujo.
  • Cáncer de próstata agresivo. Los tumores de próstata agresivos también están relacionados con la alimentación, por lo que una dieta saludable puede ayudar a evitarlos.

Los beneficios para la salud que supone esta dieta son más significativos cuando se combinan con el ejercicio físico. En caso de que por diversas razones como la falta de tiempo resulte imposible su realización, en Happylegs contamos con máquinas de andar sentado que solucionarán todos tus problemas.

Si quieres encontrar nuevas recetas, más información o seguir investigando sobre este modelo alimentario, La Fundación Dieta Mediterránea , te ayuda a ello.

Ya no tienes excusa, ¡exprime al máximo esta dieta que es riquísima en todos los sentidos!

Comparte!