Seleccionar página

Cada 9 de noviembre se celebra el Día Internacional del Inventor con el objetivo de honrar a todos los investigadores que aúnan esfuerzos para hacer nuestra vida más fácil. Su origen se debe a la inventora y actriz austriaca Hedy Lamarr, creadora del espectro ensanchado, una técnica utilizada para ampliar la señal transmitida en las telecomunicaciones y ocupar el espectro de frecuencia disponible.

Precisamente, debido a la finalidad de este día, en Happylegs hemos querido recordar cómo fue el proceso de creación de nuestras máquinas y destacar el trabajo y el tesón de su inventor. Queremos explicar cómo lo que empezó siendo una idea, un sueño, acabó siendo realidad y cuidando de la salud de miles de personas cada día.

José Luís Gálvez Campos, el creador de Happylegs

El inventor e ingeniero aragonés José Luis Gálvez Campos fundó en 2002 la empresa Autoergon. Su trayectoria profesional, ha estado marcada siempre por un profundo espíritu emprendedor. Su interés constante por mejorar la calidad de vida de las personas ha dado como resultado la creación de cerca de 50 patentes de invención en mecanismos de precisión para maquinaria industrial.

Sus productos llevan desde 1960 recorriendo el mundo, teniendo sus principales clientes en España, Francia, Alemania, Suecia, Noruega, Gran Bretaña, Japón, Portugal y México. Como resultado de toda su experiencia, actualmente, Gálvez desarrolla dos patentes consideradas novedad mundial: El sistema de gimnasia pasiva Happylegs y el masajeador de dedos Manos Sanas.

El origen de Happylegs

El sistema de gimnasia pasiva Happylegs nació en la imaginación de José Luís Gálvez Campos como una forma de ayudar a la salud de las personas. Primero, explayó aquello que tenía en la mente sobre un tablero y de ahí lo pasó al ordenador mediante AutoCAD. Fiel a su idea, acudió a distintas ortopedias y a grandes tiendas y en ninguna de ellas encontró su producto. Había creado algo nuevo, se había convertido en un inventor.

Gálvez quería que su máquina fuese exactamente perfecta, por lo que investigó distintos tipos de movimientos. Por ejemplo, se planteó imitar el de la máquina de coser, pero rápidamente observó cómo este provocaba cansancio en el talón de Aquiles. Así, tras distintas pruebas, investigaciones y asesoramientos médicos, dio con el movimiento actual: de adelante hacia atrás, un movimiento similar al de caminar, el cual fue aprobado por todo el equipo.

El padre de Happyleg

De esta forma nació un inventor, como fruto de las ganas y de la curiosidad por resolver problemas. Gálvez desde siempre ha llevado la inquietud por la mecánica que se plasmó en la creación de nuestra máquina. El siguiente paso era darle un nombre, Happylegs fue el elegido.  Todo el equipo pensamos que su principal finalidad era ayudar a las piernas a ser felices, por lo que este fue el nombre definitivo.

La idea surgió de la propia experiencia de Gálvez. Nuestro inventor pasó del tablero de dibujo a estar largas horas frente al ordenador y pronto detectó en sus propias piernas, los problemas de salud que esto le suponía.

Y así fue, esta necesidad que padecía un incontable número de personas, ayudó a distribuir Happylegs por toda España, Francia, Inglaterra y Alemania. De esta forma, este invento puramente familiar creado por nuestro padre y fabricado por nosotros, sus hijos, viajó y sigue haciéndolo, por todo el mundo para ayudar a un sinfín de personas.

El éxito de Happylegs

Actualmente, gracias al esfuerzo continuo de nuestra familia por perfeccionar nuestra máquina, Happylegs puede presumir de ser una de las máquinas de salud más destacables del panorama actual.

Sus movimientos de gimnasia pasiva llevan muchos años ayudando a la salud de las personas:

  • Sobrepeso, diabetes e hipertensión.
  • Síndrome de fatiga crónica y de piernas inquietas.
  • Previene la aparición de varices y trombosis.
  • Mejora el funcionamiento del corazón.
  • Aumento de la oxigenación de la sangre en el organismo.

Nuestro invento original, con estudios médicos clínicos, ha sido premiado como mejor invento en USA y UK gracias a ser:

  • El sistema más rápido, fino, silencioso y duradero que existe fabricado en España.
  • Sin restricciones de uso, puede usarse durante horas.
  • Happylegs tiene 5 años de garantía y los componentes externos 2 años.
  • Certificado con el sello Issop, producto sin obsolescencia programada.
  • Motor silencioso de bajo consumo. Patas delanteras regulables en altura.
  • Conexión a red con transformador con 3 velocidades (9/12/15 V). Voltaje 220V y potencia 36W.
  • La medida total del cable es de 190 cm. Aguanta hasta 140 kg de peso.
  • Fabricado por Autoergon 2002 S.L. en Zaragoza. No fabricamos para otras marcas.

A día de hoy

Hoy en día, Happylegs es un producto hecho en España, Europa y es considerado como el pionero y original en este sistema de ejercicio pasivo. Además es considerado como el más silencioso, potente y efectivo de los que existen actualmente en el mercado.

Por todo ello, a día de hoy el equipo al completo de Happylegs estamos profundamente orgullosos del resultado obtenido durante años de trabajo. Nuestro compromiso por ofrecer la mejor máquina para tu salud continúa y se incrementa con el paso del tiempo. No paramos de innovar y de pensar qué es lo que vosotros necesitáis para gozar de la salud que os merecéis sin que agentes externos os la perjudiquen.

De esta forma, en Happylegs estamos pensando e ideando novedades que muy pronto conoceréis. Con Happylegs mueves las piernas para mover tu corazón de una forma cada vez más innovadora, sin esfuerzo y mientras trabajas o descansas.

Comparte!